Atrapavientos y Estudio de Escritura comienzan a colaborar juntos

El mundo está cambiando. Cambia frente a tus ojos, delante de ti, pero lo hace sin que te des cuenta, y cada año nos encontramos con más gente que quiere aprender a escribir. Decimos que el mundo siempre está cambiando, incluidas las cosas que «siempre han estado ahí», como los libros y sus lectores. En el brevísimo instante entre que descubrimos cómo encender un fuego y el último vídeo más visitado en Youtube, ha pasado de largo toda la historia de la literatura. El mensaje que nos llega desde fuera no es positivo, nos dicen a todas horas que no leemos, o que cada vez le dedicamos menos tiempo a la literatura. Pero tú yo sabemos que no es cierto. Sabemos que tú lees, y conocemos a muchas otras personas como tú que leen y que se pasan horas y horas devorando un buen libro.

Y cuando uno lee, quizás a ti te haya pasado lo mismo, de repente le vienen muchas ganas de escribir. Todos hemos tenido ese momento en el que nos detenemos en el pasaje de un libro, de un artículo o del post de un blog y pensamos: «qué bien escrito está». El siguiente paso es inevitable, ¿no?: «Cómo me gustaría poder escribir algo así». Normalmente la cosa termina ahí pero, a veces —¡muchas veces!— viene el siguiente paso.

Pero discúlpanos. Una buena historia comienza con la presentación de los protagonistas. Y hasta ahora, no nos habíamos presentado formalmente. Llevamos años contigo. Hemos estado ayudando a que mucha gente como tú piensen en sí mismos como escritores, les hemos apretado fuerte la mano para que superaran su miedo a la página en blanco, hemos sido sus escuderos para que escribieran esas historias que no sabían que querían contar; les hemos invitado a que leyeran más, a que lo hicieran mejor, a que compartieran sus textos con sus compañeros, a que fueran valientes, a que se divirtieran y se emocionaran pero, sobre todo, hemos sido sus compañeros de viaje porque no queríamos que caminaran solos.

También estamos en la calle, a pie de calle. Podemos enseñarte a atrapar el viento, ese cierzo que nos vuelve a todos tan creativos, y a dejar que tus historias vuelen con él muy lejos. Si las alturas te dan miedo, puedes plantar tus palabras en tierra firme, donde las verás crecer cada día. Tendrás que tener algo de paciencia, porque a las historias les cuesta crecer, en ese aspecto las historias tienen mucho de artesanal. Y tampoco nos podemos olvidar de leer, cuanto más mejor, y de compartir los libros que importan.

Hasta ahora, Atrapavientos y Estudio de Escritura hemos ayudado a mucha gente a soñar el mundo, pero este mes de octubre, algo ha cambiado. Somos las dos organizaciones que más tiempo llevan en la ciudad impartiendo talleres de escritura creativa y por nuestras manos han pasado cientos de alumnos que fueron inoculados por el veneno de la creación literaria. Siempre hemos creído que la respuesta a la pregunta de «¿cómo se aprende escribir?», no es volver la mirada hacia adentro y encerrarse en uno mismo, sino compartir con los demás nuestra forma de ver el mundo, aprender a ver como ellos, dejar que su mundo nos inspire y nos enseñe a ver de otra manera. Y como creemos en ello, hemos pensado ponerlo en práctica ya mismo. Se acabó lo de ir por nuestra cuenta. ¿Por qué, para qué? A partir de ahora, vamos a trabajar juntos.

Queremos ser los campeones del mundo en enseñanza colaborativa, un foco de cultura en Zaragoza y también queremos ir mucho más lejos. Con tu ayuda, vamos a ser un motor de cambio. Pero, sobre todo, nos unimos porque somos amigos, porque creemos en la suma de talentos, porque colaborar es divertido, porque tenemos más de diez años de experiencia y porque merece la pena. O quizás, simplemente porque sí. Igual que Florentino Ariza, pensamos que el amor no es un medio para nada, sino un origen y un fin en sí mismo.

Por eso, a partir de este mes de octubre el Estudio de Escritura, centro de referencia en Zaragoza en la enseñanza de la escritura poética y narrativa —relato y novela— acoge en su sede del céntrico Pasaje de los Giles —c/ Cuatro de agosto 7, local 4, en El Tubo— a Atrapavientos, premio Búho 2017 en reconocimiento a su apoyo al fomento de la lectura infantil y juvenil, así como su activismo cultural en Aragón. Gracias a esta nueva colaboración, todos los talleres que realicemos serán extensivos a todos los alumnos y colaboradores de ambas instituciones. Con nosotros, todo el mundo interesado en la literatura puede encontrar su espacio.

Juntos, Estudio de Escritura y Atrapavientos, podemos llegar más lejos, compartir más experiencias, aprender más y enseñar mejor.

¿Nos acompañas? ¿Te acompañamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *